Blog

Como acostarse en una hamaca

La mejor manera de ocupar una hamaca es sentarse con la espalda vuelta hacia la hamaca, tal y como si uno se dispusiera a sentarse en una silla. También hay que sujetar detrás de nuestra espalda y hacia afuera la hamaca antes de tomar asiento en ella.  Este movimiento nos garantiza un aprovechamiento cabal del espacio y que nuestro peso se distribuya de modo uniforme en la hamaca. Lo que sigue es sentarse y recostarse hacia atrás y nunca subir primero los pies.

Para sentarse en la hamaca hay que balancear las piernas hacia un lado. Y para ponerse de pie basta con sujetarse con firmeza de los lados de la hamaca, antes de proceder a incorporarse. Además, la forma más cómoda para sentarse en una hamaca es en ángulo, ya que esa dinámica permite a la persona recostarse en la hamaca, con una perfecta distribución del cuerpo, disminuyendo al máximo la tensión y dando apoyo a la espalda para una comodidad mayor. Las mejores hamacas son las que nos permiten tendernos confortablemente a través del centro. Por lo que se refiere a las hamacas dobles, en ellas pueden sentarse dos personas en una gran variedad de posiciones. Las personas pueden experimentar muchas de ellas y así determinar su favorita.

En Latinoamérica y cada día más en otras partes del mundo, se utilizan hamacas como camas. Estudios recientes revelan las ventajas que tiene acostarse en hamaca en comparación a hacerlo en una cama convencional.

Además de adoptar la técnica adecuada para acostarse en una hamaca, se debe procurar que esta última se encuentre colocada de correcta manera. Por ejemplo, los soportes de la hamaca deben estar a la altura de la cabeza y separados entre sí de 3 a 3.5 metros. Con ello se consigue que la hamaca se combe en un arco profundo. Así las personas pueden acostarse en ella de modo diagonal y la espalda permanecerá recta: tal es el secreto para reposar en la hamaca cómoda y relajadamente.

Por último, hay que mencionar algunos cuidados que deben seguirse para lavar una hamaca. Para ello se debe utilizar agua con una temperatura máxima de 30 grados centígrados. Las hamacas pueden lavarse a mano o en lavadora y siempre deben dejarse secar bien extendidas.

Cuando no se utiliza una hamaca hay que guardarla. Es preciso cuidar de nuestra hamaca para que ella cuide de nosotros durante largo tiempo y nos brinde gratos periodos de reposo.

Envíos a todo México y el Extranjero

Enviamos a través de las mejores paqueterias nuestras hamacas a todo México y al Extranjero. !Siempre al mejor costo!

Llámanos en México DF: +52 (55) 65529237

Nuestro horario es de 10:00 am a 3:00 pm.